Carta a Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de gobierno de la ciudad de México


Diversas organizaciones urbanas, sociales, populares, sindicales, indígenas, campesinas, culturales, feministas, comerciantes, organizaciones civiles, ecologistas, estudiantiles, cooperativas y colectivos, manifestamos nuestro rechazo a la política económica y social implementada en el país y en la Ciudad.

Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa

Jefe de Gobierno de la Ciudad México.

 

A las organizaciones sociales, civiles y académicas

A los movimientos en resistencia de la Ciudad

Al pueblo en general

 

Diversas organizaciones urbanas, sociales, populares, sindicales, indígenas, campesinas, culturales, feministas, comerciantes, organizaciones civiles, ecologistas, estudiantiles, cooperativas y colectivos, manifestamos nuestro rechazo a la política económica y social implementada en el país y en la Ciudad.

El gobierno federal se ha caracterizado por cumplir los diversos lineamientos de la política neoliberal, dictados por El Fondo Monetario Internacional, El Banco Mundial, La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y El Banco Interamericano de Desarrollo, como la llamada neo-colonización de América, que tiene como objetivo, incrementar la acumulación del capital en manos de la oligarquía nacional e internacional. Lo anterior, se traduce en el despojo de los territorios que pertenecen a los pueblos originarios, a costa también de la apropiación de los recursos naturales renovables y no renovables, así como la explotación de la clase trabajadora, al imponerles leyes que desaparecen las conquistas y violentan los derechos humanos de los pueblos. Para garantizar la implementación de dichas acciones, requieren de imponer gobiernos títeres como es el caso de Enrique Peña Nieto.

También en las ciudades, se implementan estas políticas a través de la privatización de los servicios públicos: energía eléctrica, agua, vivienda, espacios públicos, vialidades, transporte, salud,  educación, basura, cultura, recreación, abasto, suelo de conservación, así como la focalización de los programas sociales y la imposición de una política de austeridad, que ha generado millones de pobres.

La Ciudad de México no está exenta de la imposición de estos dictados. Por todo lo anterior, las organizaciones firmantes, expresamos nuestro más amplio rechazo a dichas políticas, que tienen como objetivo, entregar las conquistas históricas de los trabajadores y el pueblo, para hacer de ésta, una Ciudad sustentable, incluyente, de derechos humanos, habitable, educadora, convivencial, culturalmente diversa, disfrutable y saludable.

Esta ciudad se ha construido por sus propios habitantes, fundamentalmente por las luchas que hemos librado en la historia contemporánea. Las organizaciones urbanas, jugamos un papel fundamental en la construcción de nuestra Ciudad, desde 1968, al 2013. Ejemplo de lo anterior, fue el terremoto de 1985, en donde iniciamos un proceso de reconstrucción social ante la catástrofe. Ahí se gestó una nueva forma de lucha, organización y solidaridad. El pueblo desenmascaró, la incapacidad, negligencia y corrupción de los gobiernos priístas.

Uno de los logros más importantes, se llevó a cabo en 1997 donde los habitantes de esta Ciudad, conquistamos el derecho a elegir a nuestros gobernantes, sin embargo, el sueño de un gobierno democrático, popular y de izquierda, no cristalizó debido a que las administraciones han privilegiado los intereses de los que acumulan riqueza, por encima del bien común. Que esta Ciudad sea distinta, así como nuestros derechos, no son concesiones, son producto de las luchas del movimiento social y popular, nos han costado muertos, perseguidos, encarcelados y represión.

Muchas de las políticas públicas que se implementan en la Ciudad, han emanado del movimiento social y popular como la creación de las escuelas de educación media superior y superior; programas sociales dirigidos a adultos mayores, mujeres, madres solteras, niños, jóvenes; El Programa Comunitario de Mejoramiento Barrial; la Ley de Sociedad de Convivencia para el Distrito Federal; El derecho a Decidir sobre Nuestro propio Cuerpo; el Instituto de Vivienda; la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Distrito Federal; los comedores comunitarios y populares; centros comunitarios; El derecho de los pueblos y Comunidades Indígenas ; La Carta de La Ciudad de México por el Derecho a la Ciudad; El Programa General de Derechos Humanos; el Capítulo Único de la Producción Social del Hábitat y la Vivienda entre otras iniciativas. Sin embargo, aún no es la Ciudad que queremos, falta incorporar entre otras cosas, el derecho a la ciudad de las niñas y niños, así como los derechos de las poblaciones invisibles.

Contrario a estas conquistas, las diversas administraciones al frente de la Ciudad, han implementado políticas que privilegian la inversión privada sobre el interés general de la población. Cabe destacar, que la Asamblea Legislativa también ha jugado un papel de complicidad al aprobar iniciativas que lesionan los derechos de la población en materia de desarrollo urbano (mega proyectos, transporte urbano concesionado, vialidades de cuota); mercantil (las tiendas de convivencia que provocan el desmantelamiento de los mercados públicos); Código Penal del Distrito Federal (criminalización de la protesta social); Código Financiero (corte del suministro de agua). De la misma forma, en la Ciudad, se ha aplicado una política laboral, contraria a los derechos colectivos e individuales de las y los trabajadores, como la retención de cuotas y el no reconocimiento de la toma de nota. Incluso, los derechos de los trabajadores bajo el régimen de honorarios. Uno de tantos ejemplos, es la crisis por la que atraviesa La Red de Transporte de Pasajeros (RTP) que representa una alternativa de movilidad para la población en general y que sus mil doscientas unidades se encuentran en malas condiciones, debido a la falta de presupuesto entre otras cosas.

Lo anterior, refleja dos proyectos de hacer ciudad que en este momento se confrontan, por un lado, un gobierno proclive a pactar con el gran capital, que se manifiesta a través de la firma del llamado “Pacto por México” que también firmó el Gobierno de la Ciudad y que privilegia la alianza con  Peña Nieto, con los partidos políticos, con los empresarios y no con la ciudadanía. A palabras textuales del jefe de gobierno: “…convencido que mandatario no es el que manda, sino el que obedece el mandato del pueblo; escuchar y decidir juntos no fue una estrategia de campaña, es mi convicción y por tanto será fundamental en mi forma de gobernar”, le preguntamos: … ¿Dónde quedó su compromiso de campaña de “decidamos juntos”? ¿A quién consultó para firmar este Pacto  vergonzante para los que habitamos esta Ciudad?

La otra visión, es la de las organizaciones, la visión de los que consideramos urgente un cambio de rumbo en las políticas públicas, económicas y las leyes que se deben aplicar en nuestra Ciudad. Consideramos importante entonces, garantizar el respeto a los derechos humanos plasmados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales Culturales y Ambientales, el Programa General de Derechos Humanos para el Distrito Federal y La Carta de la Ciudad de México por el Derecho a la Ciudad, firmada por los tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial del Distrito Federal. Acuerdos que contribuyen  a hacer realidad la participación social en la toma de decisiones en materia económica, urbana, social, educativa, salud, vivienda, laboral, cultural, ambiental, infraestructura, movilidad, justicia y combate a la corrupción.

Por lo anterior, llamamos a conformar un proceso de unidad de todos los sectores; llamamos a unificarnos en la diversidad; llamamos a movilizarnos en defensa de la Ciudad y sus habitantes; llamamos a anteponer la necesidad de construir el estado 32, así como la creación de un constituyente.

Exigimos un diálogo público con el C. Miguel Ángel Mancera Espinosa, para debatir la ruta y mecanismos de la siguiente agenda de trabajo:

  • Reforma Política, Carta de la Ciudad de México por el Derecho a la Ciudad, democracia.
  • Programa General de Desarrollo 2012-2018. Económico, Desarrollo Social, Servicios Públicos, Abasto, Desarrollo Urbano. Seguridad Social.
  • Educación y Cultura. Primaria, secundaria, media superior y superior.
  • Criminalización de la Lucha Social. Seguridad pública, Código Penal del Distrito Federal.
  • Solución a las agendas del movimiento social.

 

La Ciudad somos tod@s.

Ciudad de México, Enero de 2013

enero 24, 2013 ·   editor ·  2 comentarios Etiquetas: ,  · Categorías: Referentes

2 comentarios en "Carta a Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de gobierno de la ciudad de México"

  1. La imagen guadalupana la pinto
    Marcos Cipac de Aquino (?-1572) fue un indígena nahuatl y uno de los más destacados pintores de la Nueva España en los primeros años de la conquista de México. Se le atribuye la autoría del lienzo de la Virgen de Guadalupe, así lo indicó fray Francisco de Bustamante en uno de sus sermones de 1556. El problema es que Bustamante dijo “Marcos” sin mencionar apellido. El mismo nombre “Marcos Cipac de Aquino” no se encuentra registrado en ningún documento o escrito de toda la época colonial (1521-1821). Bernal Díaz del Castillo menciona a un “Marcos de Aquino”, el cronista indígena Juan Bautista menciona a un “Marcos Cipac” en sus anales históricos. Bustamante dice “Marcos”, y solo él relaciona a ese misterioso indio con la factura de la imagen guadalupana. No está demostrado ni que “Marcos de Aquino” y “Marcos Cipac” sean el mismo, y no está demostrado que fuera él o alguno de ellos el indio a quien Bustamante se refería. Por otro lado, el sermón de Bustamante que menciona a “Marcos” fue conocido solamente hasta 1888. Antes de eso, nadie mencionó jamás a “Marcos” relacionado con la Virgen de Guadalupe.1

    Mansera este es un pais LAICO

Añadir comentario

Puede usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>