Consejo Nacional Ordinario del 12-1-2013. Resolutivos


Pensamos que debemos prepararnos para un periodo de resistencia nacional, no sujeto al inmediatismo, en el cual el MLN establezca líneas de trabajo en los grandes referentes y frentes, refrendando su propuesta de lucha legal y pacífica y su opción por la unidad en contra de la ocupación del país y el desastre nacional.

 

1) El crecimiento de MLN

El MLN ha mantenido su presencia política gracias al crecimiento de sus comités políticos y su trabajo en los frentes y referentes. Sobre esta base, el MLN debe arribar a una definición clara de su política de crecimiento, no sujeta a los vaivenes gremiales y a las visiones e intereses de corto plazo, que permita el despliegue de los comités políticos y de las diversas expresiones de poder popular: autonomías comunitarias, ciudadanas y de clase trabajadora.

El 1er Congreso Nacional Ordinario del MLN debe ser preparado cuidadosamente y sin prisas: con el diseño de una ruta que incluya la realización de asambleas estatales, municipales y delegacionales; la formación e información de los militantes; y la discusión para la adecuación de los documentos básicos. Se plantea una fecha tentativa: del 13, 14 y 15 de septiembre de este año (13: Acto inaugural con los invitados y la prensa; 14: Mesas de trabajo; y 15: plenaria y clausura)

La publicación de la Revista “Liberación” debe convertirse en uno de los instrumentos cultural del MLN, para ello es necesario el compromiso de todos para alimentarla con contenidos, la difusión y el sostenimiento financiero. Se propone la edición de 4 números antes del Congreso de septiembre (marzo-abril, mayo-junio, julio-agosto, septiembre-octubre) los cuales desarrollaran las siguientes líneas: la liberación nacional en México; crisis y restructuración capitalista en México;  análisis de la estructura de las clases sociales y de la posible emergencia de un sujeto político-social alternativo en México;  el sistema de dominación de los Estados Unidos en América Latina y México; caracterización del enemigo principal; el partido de la liberación nacional y el socialismo.

La formación política de los cuadros y militantes del MLN se convierte en tarea urgente. Por ello, el primer curso se programa del 24 al 30 de marzo.

La política de unidad y de alianzas será diferenciada y se realizará a partir de las expectativas y las necesidades tanto del MLN como de los colectivos y organizaciones interesadas: la unidad procederá cuando el colectivo o la organización solicitante asuma los documentos básicos del MLN y la plataforma de liberación nacional; la alianza se establecerá con los colectivos y organizaciones cuando sólo se plantea un acuerdo político para el trabajo conjunto en los referentes o en los frentes.

2) La experiencia acumulada del MLN

La experiencia del MLN, en estos cuatro años y medio de vida, ha demostrado que es inadecuado separar el trabajo social, en sus diversas vertientes, de la lucha política. Por consecuencia el MLN debe recuperar el proyecto de Movimiento Político de Masas donde se articulan comités políticos con movimientos sociales y comités civiles, destacando las particularidades, vínculos y autonomías de cada espacio.

El MLN seguirá defendiendo los derechos humanos, políticos, laborales de todas y todos los mexicanos; de quienes son perseguidos por sus opiniones políticas, por su luchar y resistir al neoliberalismo. Por ello, el MLN estará presente en la lucha por la libertad de todos los presos políticos, la presentación de los desaparecidos y particularmente, en la lucha por la reinstalación y el respeto a los derechos laborales de los trabajadores del SME, de Mexicana de Aviación, entre otros.

En estos momentos debemos dar pasos sistemáticos para el desarrollo de las dos estructuras, la social y la política, del MLN. En cuanto a la estructura social están en proceso diversas iniciativas que todos conocemos. En lo relacionado con la estructura política, debemos poner en el centro la construcción de los comités políticos de naturaleza partidaria dentro del MLN y en los procesos de unidad de las expresiones partidarias que concurren a su interior. En ese contexto, la OPT es un frente más de trabajo político, no es nuestra principal referencia. Si en el MLN se llega al acuerdo de avanzar en alguna forma de registrar un partido, la vía podría ser en este momento la de los registros estatales donde existan condiciones. Es tal caso, donde sea posible, esta tarea se podrá compartir con algunos de los integrantes de la OPT; en otros lo haremos por cuenta propia y con los aliados que consideremos pertinentes.

3) El MLN entra en un periodo de resistencia nacional, de organización y articulación

Pensamos que debemos prepararnos para un periodo de resistencia nacional, no sujeto al inmediatismo, en el cual el MLN establezca líneas de trabajo en los grandes referentes y frentes, refrendando su propuesta de lucha legal y pacífica y su opción por la unidad en contra de la ocupación del país y el desastre nacional.

El referente indígena-campesino es uno de los más importantes del MLN ya que nos permite asentarnos en los territorios para poner en marcha nuestras propuestas de nueva economía, nuevo gobierno y nueva cultura. También, a través de la gestión de recursos podemos empezar a  atender en los hechos numerosos problemas territoriales. Por ello, se convoca al “Primer Congreso Internacional Político y Espiritual “La Constitución de la Tercera Víaa realizarse en La Palma, SLP, el 2 y 3 de febrero; y al Congreso Constitutivo del CIC-LN el 7 y 8 de febrero en Alpuyeca, Morelos.

El referente magisterial debe iniciar sus trabajos a partir de las luchas inmediatas de los maestros en contra de la Reforma educativa y la Reforma laboral. Sin embargo, a corto plazo debe convertirse en un movimiento cultural por la liberación nacional aglutinando los trabajadores de la educación, personas y grupos que trabajan en este espacio de lucha. El maestro debe cumplir con su misión cultural, posicionarse en todos los sindicatos de la educación, reclutar dirigentes culturales y ser propagandista de la cultura de la liberación nacional, de la resistencia de los pueblos mexicanos.

Debemos hacer la propuesta de que la Proclama por el Rescate de la Nación y la Convención Nacional contra la Imposición confluyan de algún modo para dar nacimiento a una organización de organizaciones a través de un Pacto de los Pueblos Mexicanos (O Pacto por el Rescate de la Nación) con un programa democrático nacional y una propuesta de alianzas basada en la promoción de la unidad nacional contra el neoliberalismo, que desarrolle la resistencia y la desobediencia civil pacíficas.

Junto con la consolidación de su estructura y su plataforma de liberación nacional, el MLN debe posicionarse en los referentes, los grandes frentes y a la luz pública como actor esencial en la lucha por el gobierno y el poder.

Febrero 3, 2013 ·   editor ·  Sin comentarios Categorías: Consejos

Añadir comentario

Puede usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>